País:
España
Provincia:
Madrid

Madrid,
la ciudad que nunca duerme
Llegar a Madrid es ser recibido

por una Donna que se muestra

tal cual es, con sus encantos e

imperfecciones de gran urbe.

Lo moderno convive con lo antiguo

y nos transporta cual máquina

del tiempo a través de sus calles,

enseñándonos su historia y

razón de ser.

Vista del edificio Metrópolis, en la esquina de calle Alcalá (Gran Vía). La noche se ilumina para los madrileños y sus calles cobran renovada vida.
Escultura "El oso y el Madroño", realizado en piedra y bronce en 1967, representa a los emblemas de Madrid. Puerta del Sol.
La Gran Vía, (origen del Madrid moderno), alberga gran cantidad de hoteles y comercios, es la gran arteria coronada por la Plaza España, equivalente al Time square de Nueva York, el espacio para tomarle el pulso a la ciudad, pasear y admirar su hermoso monumento a Cervantes. Los madrileños disfrutan las áreas verdes en el Parque Retiro (pulmón de la ciudad) y en el Real Jardín Botánico. Quien no se ha tomado la copa a medianoche en alguna terraza, bar o centro nocturno, no ha visitado Madrid. El cine, los teatros o simplemente juntarse con los amigos a recorrer bares, dieron como resultado a la famosa "marcha", vida nocturna muy difícil de encontrar en otras latitudes.

La calle de Alcalá nos lleva a la Puerta del Sol, centro geográfico de toda España, con su monumento a Carlos III (gran benefactor de la ciudad) y la escultura "Oso y Madroño", emblema de la ciudad. A pocas cuadras nos encontramos con la fabulosa Plaza Mayor, donde destacan el edificio del Ayuntamiento y la casa de la Panadería, construcciones barrocas y neoclásicas de los s. XVII y XVIII, época de los Austrias.

Monumento a Cervantes en Plaza de España.
Esta plaza está marcada por 2 singulares edificios de los años cincuenta: el Edificio España y la Torre de Madrid.
Recorrer el centro de la ciudad se convierte en una experiencia divertida y enriquecedora. El Paseo de la castellana, con el de Recoletos y del Prado - prolongaciones del primero- constituyen un eje central que recorre la ciudad de norte a sur, que nos lleva a ciertos triángulos mágicos. Uno, constituído por el hotel Palace, el hotel Ritz, y la plaza de la Cibeles (sin duda la más bella, custodiada por el palacio de telecomunicaciones, la puerta de Alcalá y el Banco de España). Otro, se encuentra entre el Museo del Prado, Thyssen-Bornemisza y Reina Sofía, haciendo de Madrid un importante centro del arte. Hay un tercero, formado por la Plaza de oriente, el Palacio Real y el Teatro de la Opera.

Vea también:

“París, sueño de Europa
“Las callecitas de Buenos Aires tienen... ese qué se yo”
“Mixquic, una tradición milenaria”
“Valle de Bravo, un paraíso inolvidable”
"Niza, perla del Mediterráneo"

Un espacio para el turismo virtual
Inicio / Presentación / Agencia / Fotógrafo / Servicios / Links
Premios / Galería / Currículum / Area restringida