País:
Francia
Región:
Palacio de Versalles

Jardines de Versalles: vivir la naturaleza...revivir la historia
Por Mónica Molina
Seguramente ningún curioso de la
historia olvidará este nombre:
Versalles. Entre otros importantes
acontecimientos, allí se originó la
Revolución Francesa y se llevaron a
cabo las primeras jornadas
revolucionarias; ciento veinte años
después se firmó el esperado tratado
de paz que puso fin a la Primer Guerra
Mundial.
Fuente y piso de Latone
Localizada a unos cuantos minutos de París, esta ciudad se ha convertido en un atractivo centro turístico de Europa. Llegan allí muchos viajeros deseosos de revivir parte importante de nuestra historia (si creemos que la historia de un país representa la historia de toda la humanidad) y del espíritu de los reyes y reinas franceses. Otros en cambio prefieren sobre todo disfrutar del extraordinario espectáculo natural que constituyen sus jardines.
La gran zona turística está compuesta por jardines, parques y los distintos edificios históricos. El Palacio de Versalles es el prototipo de la arquitectura francesa clásica. Su origen se remonta hacia 1623 cuando Luis XIII mandó a construir un pabellón de caza. El rey se sentía tan a gusto que urgente ordenó la ampliación de aquel lugar, hoy conocido como el antiguo palacio. Posteriormente, su hijo, el joven Luis XIV, encargó a su arquitecto Luis Le Van el embellecimiento y la ampliación del edificio primitivo, obras que continuaron durante todo su reinado. Encima de la terraza del nuevo palacio se construyó la Galería de los Espejos, símbolo del poder de la monarquía absoluta y centro neurálgico del reino durante el antiguo régimen; incluso después de la Revolución Francesa siguió ocupando un puesto revelante dentro de la historia de aquel país. La galería mide 73m de largo, 10.50m de ancho y 12,30m de alto; está completado al norte por el Salón de la Guerra, y el sur por el Salón de la Paz.
Dos angelitos junto al "piso de agua". al fondo el Château del Palacio de Versalles
Las diecisiete ventanas que dan al jardín están relacionadas con los diecisiete arcos decorados con espejos de grandes dimensiones. En 1919, al final de la Primera Guerra Mundial, la Galería de Espejos sirvió como decorado para la firma con Alemania del Tratado de Versalles.
La Capilla es el último edificio importante construido durante el reinado de Luis XIV. Su estructura presenta cierta reminiscencia gótica: el plano, la altura (más de 25m), las vidrieras, el tejado inclinado y las gárgolas asemejan a las catedrales medievales; sin embargo, las columnas, las balaustradas, los pilares esculpidos, las bóvedas pintadas y el suelo de mármol de colores datan del 1700 y son reflejo de la estética barroca. Posee una tribuna situada al mismo nivel que las estancias reales. Desde allí, Luis XIV, Luis XV, y Luis VXI asistían diariamente a misa: era el momento más importante de la jornada del rey.
Esta capilla fue consagrada a San Luis, rey de las Cruzadas y santo patrón de la monarquía francesa. Otras dependencias del palacio son Las Grandes Estancias del Rey, de la Reina, el Gabinete –zona de recreo y reposo de los soberanos-, Las Pequeñas Estancias, La Cámara de Reina, que se encuentra exactamente como la dejó María Antonieta al abandonar Versalles en 1789; y la Opera, una imponente sala de espectáculo construida a finales del reinado de Luis XV cuando la boda entre Luis XVI y María Antonieta se requería una gran sala para el festín y el baile. Tanto la Capilla como la Ópera se utilizan hoy en día para visitas-conferencias, misas, conciertos y óperas.
Panorámica de Jardines con el fondo del Château.
CONTINUA...

Conozca más reportajes en:
Un espacio para el turismo virtual
Inicio / Presentación / Agencia / Fotógrafo / Servicios / Links
Premios / Galería / Currículum / Area restringida