Breve historia de una imagen

Recorriendo un típico pueblo michoacano con unos amigos, quedamos instantáneamente asombrados ante la fachada de una casa que ostentaba cinco cruces de barro en diferentes tamaño y color; ellas enmarcaban una puerta de madera semi-derruida que solo se mantendría en pie por la fe de sus habitantes.
En el momento que nos acercamos llega la abuela de la familia que muy sonriente nos da conversación, después de presentarnos como enturiastas visitantes defeños fuimos amablemente invitados a tomar una infusión (la calidez de la gente en estas latitudes contrasta con el frío invierno). Gallinas curiosas salieron a recibirnos al patio donde destacaba una silla rota por acá, unos maceteros descuajeringados por allá y los infaltables perros jugando entre caños viejos y una mecedora a medio pintar.
De pronto algo faltaba en la escena… para hacer conversación mientras nos traen las bebidas se me ocurre preguntar por los niños. Tímidamente asoma por la puerta de la humilde casa una señora que bien podría ser la hija de la abuela, me acerco repitiendo la pregunta ¿no tiene chicos? …La mujer no contesta… regresa sobre sus pasos al interior de lo que presumo sería la sala, segundos después reaparece y calladamente me mira con un Niño Jesús en brazos, un gesto de infinita ternura que provoca mi reacción, levanté la cámara con un movimiento aletargado como tratando de perpetuar ese instante mágico mas allá de lo posible, enfoqué y medí la luz en forma simultánea hasta el disparo liberador.
Solo una foto y la señora cierra la puerta tras de sí.
…No tenía hijos…

"Devota"
Tlalpujahua, Michoacán, México.
Febrero de 1991

Un espacio para el turismo virtual
Inicio / Presentación / Agencia / Fotógrafo / Servicios / Links
Premios / Galería / Currículum / Area restringida